martes, 10 de agosto de 2010

LA ISLA DE JUAN VENADO

El domingo amanecio oscuro ¡vaya! ¡y yo que quería ir a la playa! León tiene costa a 20 km. y dos son las playas cercanas: Poneloya y Las Peñitas.

Desayuné tranquilamente y estuve pensando si ir o no ir. Al final me decidí, total, si llovia fuerte una de dos o pasaba la poco tiempo o podía regresar (los autobuses pasan cada 45 minutos).


La aventura comenzó nada más salir del hotel. Para ir a Las Peñitas (la playa de Poneloya es mucho más peligrosa, por tener corrientes y rocas), tenia que coger un bus en la "terminal" del mercadito de Sutiava. Decidí ir en "bus urbano". Es fácil, no hay rutas, cuando veas pasar un bus (de los amarillos de transporte escolar americanos que salen en la peliculas pero con 30 años más) levantas la mano. Yo pensé que pararian y me recogerian ¡no señores! Te agarran del brazo y te alzan al autobús. Y para bajarse es lo mismo. No paran a si que tu verás como te las apañas. Como experiencia ha estado bien pero creo que a partir de ahora no cogeré uno de estos autobuses, al menos que sea extrictamente necesario.

Llegue a la "terminal", allí estaba el siguiente autobus. No hay horario de salida. Parten cuando esten llenos y cuando digo llenos me refiero a que no cabe ni una miga de pan en el suelo.
La verdad que me maree un poco en el autobus pero pensé, bueno, en unos 20 minutos, como mucho estaré allí. Ja! el bus para cada vez que alguien levanta la mano, para subir o silva, para bajar. Además, cada vez que para se suben vendedores que dan una vueltar por el autobus, vendiendo sus productos y hasta que no terminan, el autobus no sigue con el recorrido. Total, tardé más de hora y media en llegar.

Nada más llegar se pone a llover. Me dirigí a un hotel "La Barca de Oro", donde todo es carísimo y pregunté como podía llegar a la Isla de Juan Venado (si dejaba de llover, claro). Me dijeron que para una persona sóla no hacian excursiones. Que como mucho me alquilaban un kayak con un guía (estamos habladon de un lugar donde hay cocodrilos y no se cuantas especies más). Como comprendereis salí de allí espantada y con la única opción de dar una vuelta mientras esperaba el bus de regreso porque de bañarnos ni hablamos ¿quien le puso el nombre de Pacifico a ese oceano? De pacífico no tiene nada, al menos el domingo no lo tenía.

Pero de repente, mi suerte cambió. Salió el sol y cuando llegue a la orilla me encontré con un grupo de chicas españolas, enfermeras, que estaban en el país de "vacaciones solidarias" http://www.solidaridad.org/Vacaciones_Solidarias__Programa_de_Voluntariado_Internacional.htm
Me acogieron en su grupo y me fui con ellas y un guia a ver la isla.

La Isla de Juan Venado, que se llama así porque allí vivia un tal Juan que vendia piel de venado en el mercado de León, es una pasada y está reconocida como reserva natural.

El ecosistema es de manglar, aunque con la tormenta tropical Alma quedó gravemente dañado, pero lo están recuperando. Vi un montón de aves raras (bueno y no tan raras, porque también habia cigueñas), iguanas, grandes y pequeñas, cangrejos enormes y... cocodrilos!!!!
No os pongo la foto porque no se ve nada, se confunden con el color del suelo y del agua, pero los vi.

Después descansamos un poco en una playa muy chula pero de la que no pudimos disfrutar y por último comimos en un... bueno, no se como llamarlo. Era un lugar hecho de tablas y uralitas viejas donde una señora freia pescado. Eso si, estaba bueníiiisimo.

Después de comer me acercaron hasta León, con lo que me ahorre, no el dinero del bus, que no era mucho, si no la penuria de regresar así al hotel.

Muchas gracias por todo a Inma, Raquel, Patricias, Toñi, Paloma, Verónica y Belen, un placer conoceros y compartir con vosotras esta experiencia.

Por cierto, cuando llegue al hotel, llena de arena de la playa y cansada no habia agua. Nunca sabes lo que te puede deparar este país!!! Aunque siempre merece la pena!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

} catch(err) {}